Carta Introductoria

Hace tiempo decidí en mi vida que ya era hora de cambiar. Los pasos para hacerlo han tardado, pero como suele decirse «nunca es tarde si la dicha es buena». Quizás ahora ha llegado el momento. Aquí quiero liberar mente y espíritu.

Hay cosas del pasado y del presente.

Pasado que de vez en cuando sale de mi mente para recordar cosas buenas y malas. Sentimientos de dolor no expresados, lágrimas, placeres o risas.

Presente para avanzar hacia algo nuevo y desconocido… que busco y necesito y, sobre todo, apetece.

AVISO a navegantes

Muchos de estos textos están escritos de forma automática. Siento si hay algún error gramatical u ortográfico. Mi querida correctora está muy liada y lo hace cuando puede y de forma totalmente desinteresada y generosa. Mis gracias y mi amor para ti.

Paisajes

No tengo paisajes idílicos.

No tengo playas de ensueño que mostrar.

Tampoco desayunos o cenas fabulosas.

Ni siquiera una escapada a la irrealidad de la conciencia.

Solo un gato y un amanecer nublado.

Y mis realidades observando.