Al borde de la Ira o Estos son mis sentimientos – VIENTO o la preconización de la muerte

El sol soltó una duda

del camino a tomar mañana,
por que nadie le necesitaba
y pensó que era más fácil
irse por las ramas
y confundirse en la nada.

 

Las frescas brisas marinas,
que en la noche inundan el puerto,
me trajeron un mensaje de amor,
pero que no quise escuchar;
no quiero morir en el intento.

 

Bebo en finas copas de cristal
la sangre de mi cuerpo.
Bebo en finos vasos de vino
la sangre de mi mente.
Bebo en finos vasos toscos de muerte
la sangre de mi alma,
que ya no es mía,
sino de esa persona que me asesina.

 

El viento es como el amor:
una veces arrastra fuertemente
y te lleva a la muerte,
otras veces arrastra débilmente
y te lleva al Jardín del Edén.
Sin importarle quien eres,
lo que quieres
y si ayer por la noche
tragaste lágrimas de desamor
en los campos del alma,
en los campos de la mente,
en los campos del cuerpo
o si moriste al amar
con un sólo corazón.

 

Sólo el viento
conduce mi solitaria alma
que no consigue quedarse
dentro de mis propias carnes.

 

Sólo el viento
conduce mi loca mente
que sólo imagina amores
que ni existen ni existirán.

 

Sólo el viento
conduce mi cansado cuerpo
hacia una muerte certera
que a veces espera.

 

El viento, sólo él

conduce mi ser al recuerdo,

al olvido y la muerte,

sin contar conmigo

que soy su dueño.


¿Dime por qué viento oscuro

me arrastras al horror?

¿Dime por qué con tus látigos,violentos y ennegrecidos,

me castigas el cuerpo?

¿Por qué con tus cuchillos,

fríos y mojados en sangre,

me despedazas la mente?

¿Por qué arrastras mi alma

al pozo de tu olvido?

¿Es qué no te doy pena?

 

‑ No me das pena por que eres mío

y por que tú perteneces al olvido.


Las lágrimas, que son océanos

paseándose por tu faz,

las está arrastrando el viento

al jardín del desamor

a una pastilla de jabón.

 

El corazón ya no sabe

como debe funcionar.

El alma ya no sabe

rcomo debe amar.

 

Todo, absolutamente todo,

ha sido borrado de la memoria

por ese viento huracanado,

que cada mañana que me levanto

azota mi pobre y desnudo cuerpo,que solitario busca, de sol a sol,

la ilusión de un amor

que desde la tierra del horror

surja con ardor,

pues necesito amar,

aunque sea un recuerdo

que me inunde el cuerpo

de esperanza y amor

en este país llamado

poesías en el olvido del amor.

 

Descubre dentro de mi

como hay frutos hermosos,

que el viento del café

nunca ha tirado al suelo

por que están sujetos

con una gotita de amor

puesta por mi corazón

y podridos por la amargura

de una pastilla de jabón.

 

Amigo de los sueños,

que buscas vida dentro de ti,

que buscas una ilusión para vivir,

déjate llevar por el viento

que el te conducirá

a la tierra de otro colchón

en la que encontrarás

un nuevo amor.

 

El viento arrastra

las últimas lágrimas

que quedaban en mi.

No se a donde las lleva,

espero que sea otra tierra

donde no sean lágrimas de dolor,

sino de alegría y amor.

 

Viento que me llevas,

que soplas a las velas

llevando este velero a otra tierra,

llévame a otro sitio

donde no llore por los demás

sino por mi soledad

pues el amor no existe

y tampoco quiero volverlo a sentir en mi.

 

El viento arrastra las hojas

de ese árbol podrido y viejo

que una vez fue joven.

Se lleva hacia el pozo del olvido

los pétalos frescos de las flores

que una vez fueron capullos.

 

Así es nuestra vida,

caminando siempre hacia el fin.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad